Dra. Minerlines Racamonde

Dr. Wilfredo Illas

Universidad de Carabobo

CONTENIDO


Construir un ensayo académico desde el arte de investigar, en el V nivel educativo, es hacerlo desde su  propósito, es  reconocer su objeto y definir su ámbito a partir de la dimensión del mismo. Estos principios, en la investigación, abren un espacio a la reflexividad formativa  ante la noesis misma del hecho investigativo. De allí que se asuma su paradigma y con ello su desarrollo. La Investigación en las Ciencias Sociales  responde a un arte y éste es operacionalizado por  sus  autores quienes dialógicamente se constituyen en vasos relacionantes entre el objeto de estudio y la racionalidad reflexiva que posibilita tanto la comprensión de los fenómenos y por ende su transformación continua.


En esta suerte,   todo “acto de investigar”   transita por diferentes momentos, los cuales, en un todo concatenado,  hacen posible la consolidación de  procesos creativos e innovadores  consustanciados con los ámbitos crítico-filosófico y  reflexivo- argumentativo. Ambas instancias tienen  su génesis en un propósito previo que  se concreta en  la proyección de una alternativa que se va consolidando hasta convertirse en un aporte significativo que no sólo nutre todo el circuito investigativo, sino que hace posible la relevancia del objeto y la respuesta del investigador frente a la especificidad del mismo.
Apostamos porque un ensayo como célula de diálogo y reflexión, se constituye más que  en una descripción o visión  escrita del investigador, en  una    intención investigativa  con significado, sentido  y fundamento que responde a una reflexión profunda y  formativa desde la reciprocidad tanto de una revisión intertextual en la especificidad de un objeto  de interés o relevancia para una disciplina en particular (Ciencias Sociales), como de las permanentes transiciones argumentativas-explicativas que suscita el encuentro compresivo sujeto-objeto investigativo.


Es importante que el autor del ensayo (sujeto investigador por excelencia) describa con toda claridad los datos completos de las fuentes o referencias en las que apoya sus ideas, sin agotarlas, más bien dialogando con estas para destacar su aporte, expresando así su particular visión-reflexión. Esto suscita dos valores agregados de gran relevancia, por una parte y,  por motivos éticos y de respeto intelectual,  los libros y  artículos referenciados como fundamento son el resultado del esfuerzo de otros investigadores, escritores, traductores, editores entre otros profesionales, cuyo esfuerzo merece crédito. Por otro lado, en un ensayo académico la fuente no sólo argumenta las visiones de mundo que plantea el investigador, sino que se constituyen en pretexto para que éste dialogue y en una suerte de interrelación se genere su aporte.
En un segundo momento, es válido entender que un  ensayo  será mucho más significativo  y de crédito académico, en la medida en que tenga fuentes autorizadas; es decir, reconocidas por la comunidad científica; actualizadas y pertinentes;  pero, sobre todo, fuentes  generadoras de “rendijas reflexivas” que se constituyan en puentes para plantear otras miradas y búsquedas aproximativas a la comprensión de los objetos de estudio.  En algunos casos, el peso específico de un ensayo se alcanzará en la medida en que sus fuentes tengan inserción coherente y significativa desde el objeto de estudio, ámbito de reflexión  y dimensión argumentativa. Gracias al mismo proceso investigativo se establecerá un vínculo organizado entre esas fuentes y el discurso, es decir, entre el fundamento y la reflexión , visualizando de esta manera una nueva mirada del conocimiento que apuesta por la integralidad desplazándose permanentemente del todo a las parte y fluctuando concatenadamente  del  cuerpo epistémico al escenario interpretativo y de éste al ámbito gnoseológico en que se mueve todo el espíritu teleológico que vehicula la voluntad investigativa.


Una característica fundamental de un ensayo académico bien delineado,  es la claridad de su descripción, precisión de su explicación y la rigurosidad de su reflexión. Esta tríada relacional se sustenta en el nivel argumentativo del discurso que permite, desde el manejo idiomático hasta la organización de ideas,   precisar la información, establecer la particular visión del investigador y, básicamente, destacar en un holos realimentativo las múltiples miradas que del objeto de estudio se suscitan. Para lograr un ensayo de pertinencia académica, en  primer lugar hay que organizar el ámbito de su dimensión textual y  semántica de donde se generaran mecanismos expresivos que posibiliten comprender-explicar  los temas que se van a abordar. Entre todos estos elementos es imprescindible que exista una consecución sistemática a los fines de estrechar un todo significativo las transiciones de recepción y producción tanto de sentidos como de significados.

En este sentido, el interprete  no debe perder tiempo tratando de percibir lo que el autor pudo haber querido decir en el texto, sino que la misma secuencia, coherencia, cohesión y pertinencia del texto, cuya naturaleza es argumentativa,  ha de brindar el pase  con facilidad de un párrafo a otro (y por lo tanto, de una idea a otra) para que el lector , a los efectos  de una comprensión significativa,  valide  el  contenido epistémico del texto y reconozca su tono reflexivo, todo ello a los fines de  ubicar , sin mayores obstáculos ni entramados complejos,   el aporte que se ofrece . La aspiración entonces consiste en que el lector se concentre  en lo que se dice (se aporta)  más que en la forma como se dice.

Por otra parte, la sistematicidad argumentativa  significa que una idea se desprende de otra que la precede inmediatamente, o bien que las ideas se encuentren entre sí porque guardan una relación estrecha. Así las ideas observan un nivel argumentativo cuando encuentran un asidero epistémico que las soporta, cuyo asidero se convierte posteriormente en pretexto para dilucidar operaciones críticas, analíticas y reflexivas que se constituyen en terreno fértil para proyectar las particulares visiones del objeto.  Una Investigación en las Ciencias de la Educación, por ejemplo,  es el producto de ensayos que su autor, con tono crítico y filosófico, desarrolla en un discurso diáfano y argumentativo que materializa el  arte de investigar desde el posicionamiento de una categorización traducida en teorización. En otras palabras,  el valor agregado del tránsito investigativo descrito estaría en la interrelación ámbito teórico – ámbito reflexivo ambos cohesionados e imbricadas en un cuerpo argumentativo.

 

Operatividad en la construcción del ensayo académico desde el arte de la investigación en el V nivel educativo.

Todo ensayo  aborda siete momentos:


Resumen:
el ensayo debe ir precedido de un Resumen  no mayor  de 200 palabras que se constituya en un breve relato descriptivo del corpus investigativo. De tal forma que el lector integre el objeto, ámbito y dimensión a la luz de la intención investigativa, haciéndose  una idea clara y sencilla de lo que el texto expresa en  su conjunto.


Introducción:
Aborda  breves antecedentes que servirán para ubicar al lector en la intención investigativa  que se va a describir-explicar en el ensayo. Así mismo justificará el objeto y esbozara un delineado intencional que guía el trayecto investigativo.


Intención: Describirá de manera sucinta la deconstrucción del objeto en estudio, donde se han de recopilar los elementos de convicción, de allí que surja el reconocimiento de uno o más  ámbitos para una  dimensión que incluye el contexto investigativo. Este nivel se caracteriza por un diálogo coherente entre los ámbitos crítico, epistémico, metodológico y reflexivo.

Hipótesis:
Ésta debe percibirse y si no convertirse en propósito  del ensayo: la “hipótesis” es un enunciado de conocimiento, la especificidad o núcleo del ensayo y tiene que describirse  en las transiciones del mismo, proyectar posibles respuestas, siendo estas un conjunto de búsquedas y motivaciones que insertan, relacionan y retan  al investigador  en el abordaje de fundamentos que más tarde se constituyen en racionalidades fértiles para gestar diversas y particulares posturas de defensa, comprensión y reflexión ante el objeto de estudio y su alcance  en la descripción, explicación y argumentación del aporte. La hipótesis puede estar enunciada  o como una pregunta que se desea contestar en el desarrollo o  como una oración afirmativa que se demostrará en la linealidad discursiva del texto.

Desarrollo:
es la parte principal o cuerpo del trabajo. En él, el autor debe formular y describir los momentos sistemáticos que lo llevaron a formular la intención. Se trata de un ejercicio persuasivo en el que el autor del ensayo concatenará sus propias reflexiones con las evidencias textuales que recopiló en las transiciones de la investigación. Un excelente ensayo se distingue porque  el autor presenta elementos convincentes que, amparados en las fuentes teóricas encontradas , permite llegar a conclusiones o consideraciones  claras y desde una reflexión crítica y reflexiva que se organiza en un todo argumentativo.


Consideraciones de Cierre:
éstas deben  expresar  con claridad, la concretud del objeto y la respuesta al enunciado de la formulación y, por supuesto, en correspondencia al desarrollo del trabajo. Por lo tanto, esta sección no podrá introducir nuevos temas ni “concluir” hechos cuyo tratamiento sea ajeno al ensayo. Sí podrá, sugerir que la dimensión no se ha agotado en el trabajo, y que en consecuencia  quedan aspectos que merecen revisión, o incluso proseguir desde otras líneas de investigación  relacionadas con el objeto que en ese momento se cierra. Lo que sí debe quedar claro es el tono crítico que asume la voz del investigador, su propia visión del tema, una visión por demás discutida entre la comunidad científica que valida y fundamenta el texto.


Bibliografía:
Fuentes consultadas que sirvieron para recabar la información y sustentar las ideas o reflexiones  críticas. Está claro que estas fuentes pueden ser libros, revistas, internet, videos, otros.

Pérez M (2007)

Ante el presente holograma,  visualícense los principios que consolidan un Ensayo Académico en las Ciencias Sociales dentro de la especificidad que nos atañe, en el Contexto de un V nivel educativo. Un ensayo académico nace desde una intención del investigador que se traduce en objeto investigativo, describe  un propósito el cual transita en su recorrido por los momentos previos descritos y cierra dando respuesta a la oración en afirmativo que formula, justifica y ofrece una dilatación del cuerpo investigativo todo esto desde una relación dialógica y  argumentativa que conlleva a una reflexión profunda del objeto en cuestión a la luz de las transiciones hermenéuticas comprensión/explicación. 
Diez notas importantes a considerar en la elaboración  de un ensayo académico en el V nivel educativo

  • No existe modelo único y universal para el ensayo académico.
  • Hay un equilibrio entre los niveles de argumentación y los niveles de reflexión crítica.
  • Se recomienda abordar la profundización del pensamiento en relación al objeto de estudio.
  • Reconocer  la argumentación como la reflexión para que  descanse el texto en una tesis fundada en un razonamiento. Visión filosófica del investigador.
  • Producir sinapsis desde la ilación  y coherencia en el enlace de la argumentación y la reflexión formativa del arte de investigar.
  • El apoyo argumentativo debe ser fiable, pertinente y de validez crítica; aplíquese para estructurar los niveles de reflexión.
  • Su estructura es un tanto flexible; sin embargo, contiene como partes: introducción (presentación preliminar de la tesis), cuerpo o argumentación con transiciones críticas-reflexivas (reviso posiciones-establezco mis posiciones); y, conclusiones (mejor llamadas consideraciones finales – implicación de la posición tomada).
  • Algunas características son: claridad, precisión, relevancia, profundidad, documentación, organización, lógica, amplitud y tono.
  • En el ensayo académico se equilibra el carácter informativo con el crítico. De esta forma importan los datos en comunión con el tono interpretativo. En esta suerte, el investigador toma una determinada postura en virtud de todas las fuentes que nutren su aproximación al objeto de estudio.
  • Algunos pasos para elaborar el ensayo académico son:
  • Delimitación del tema, plantear problema. Justificar el análisis.
  • Recolección de datos. Perspectiva teórica. Diálogo ideas – teorías - realidad
  • Consideraciones finales producto del enlace argumento - reflexión
  • Esquema preliminar del estudio. Precisar objetivos

Otros aspectos:

  • No es la última palabra sobre el tema. Deja puertas abiertas.
  • Es una visión personal fundamentada en la argumentación – reflexión.
  • Trabajo sistemático.
  • Conjuga un diálogo de saberes (personales), (inter y transdisciplinarios), (teóricos-metodológicos). Saberes transitorios con otros saberes.
  • Coherencia metodológica.
  • Claridad.
  • Análisis profundo para encontrar la teoría- Red de relaciones y significaciones.
  • Estructurar párrafos de extensión media.
  • Balancear ideas teóricas y críticas a los fines de develar sentidos y significados.
  • Formular adecuadamente la bibliografía.
  • Evitar lugares comunes y tono afectado.
  • Tránsito de lo coloquial a lo científico – literario.
  • Enlace entre la cotidianidad y la racionalidad científica.

 

Referencias bibliográficas

Gamboa, Y. (1997). Guía para la escritura del ensayo. Documento disponible en www.spanish.fau.edi/gamboa/ensayo.pdf [20/11/2010]
Medina, M. y otros. (2007). Taller de lectura y redacción. México. Ed. Trillas.
Rocoeur, P. (2008). El conflicto de las interpretaciones. Argentina: Fondo de Cultura Económica.
Rodríguez, Y. (2007). El ensayo académico: algunos apuntes para su estudio. Sapiens. [on line].jun.2007.vol.8.nº.1. Documento disponible en scielo.org.vescielo.php?script=sci_arttext&pid=S131758152007000100010&lng=es&nrm=is [21/11/2010]
Serrano, S. y Villalobos, J. (2006). La argumentación discursiva escrita. Mérida: Publicaciones Vicerrectorado Académico Universidad de los Ándes.
Pérez. Montenegro. (2007). Universidad Central de Venezuela. Material impreso en Caracas
www.spanish.fau.edi/gamboa/ensayo.pdf [20/11/2010]