Autora:Milagros C. Rodríguez de Hofstätter
milagrosxxi@ yahoo.com
UNERG

 

 

En el ámbito universitario, se han introducido modelos curriculares, con el propósito de formar al profesional que requiere la sociedad, donde los estudios de pregrado le confiere competencias en el plano investigativo para su posterior desempeño laboral; mientras que los estudios de postgrado le permite profundizar en las diversas situaciones que ameritan transcender la investigación para generar conocimiento al servicio de la humanidad. La Investigación implica cumplir diversas etapas, las cuáles se conocen comúnmente como proceso de investigación, encauzado de acuerdo a normas establecidas por cada universidad, tanto para el desarrollo como para la presentación del producto final.

Al decir el fin último de la investigación, se manifiesta en la acertada toma de decisiones frente al contexto de estudio, asumiendo la investigación como el recorrido necesario para adaptarse y atender las necesidades de la realidad y el mundo circundante. Es por ello que la manera de abordarla, da lugar a las transformaciones presentes en el ser frente al conocimiento, implicando una evolución del pensamiento en lo dogmático, pragmático e incluso complejo; respondiendo además, en el aspecto metodológico al tipo de investigación a realizar, con el acompañamiento del tutor que orientará al producto final en el desarrollo de la investigación.

Sin embargo, pese a lo aquí planteado, aún persisten limitaciones en los estudiantes durante el desarrollo de sus investigaciones, provocando reacciones de rechazo, frustración e incluso no concluir el producto de investigación; a esto se le ha denominado síndrome “Todo Menos Tesis” (TMT). Dicho síndrome, ha sido motivo de investigación en otros países y es reconocido en Venezuela, como la dificultad del individuo para culminar su trabajo final de grado una vez finalizada la carga académica, tanto en pregrado como postgrado. Esta manifestación ha devenido en un alto índice de cursantes que al no concluir sus estudios, provocan consecuencias negativas tanto en lo individual como social, traducida en pérdida de tiempo, dinero, estancamiento del conocimiento y con ello no retorno productivo a la sociedad.

Desde la perspectiva expuesta, destaca Gascón (2008) que en el ámbito de los estudios de postgrado el TMT, pasa a ser un gran problema para la sociedad universitaria, debido al alto porcentaje de deserción hacia los trabajos de investigación en distintas áreas del conocimiento. Además, Ramírez (2012) indicó que fue a Valarino quien le correspondio bautizar de esa manera el referido fenómeno, destacando diversas circunstancias, características y eventos que se presentan. Creando en ese sentido una línea de investigación en la Universidad Simón Bolívar sobre el síndrome de Todo Menos Tesis, donde abarca temas como el rol del tutor y las características del tesista que lo llevan a la postergación, enfocándose a través de propuestas de grupos de apoyo online y libros de autoayuda en el área de su autoría.

Por otra parte, Salinas (1998) realizó una investigación relacionada con el TMT, describiendo que el factor motivacional es el principal elemento que influye en dicho síndrome, ya que toda persona tiene un motivo para hacer algo, donde el estudiante debe poseer un incentivo o impulso para concretar el hecho de investigar, como lo es a nivel de pregrado la obtención del título universitario que le permitirá el desarrollo personal e intelectual. Sin embargo una definición que va más allá de la motivación, es que pese a situaciones adversas, capaces de destruir a los afectados, logran superar los obstáculos y demuestran confianza en sí mismo, autocontrol y persistencia en el compromiso es la resiliencia.

Asimismo, fue definida por Oriol (2012), como un mecanismo para asumir con éxito los contratiempos y las adversidades, así como controlar las emociones y conseguir automotivarse. Marco que permite iniciar la presente investigación en “El Síndrome de todo menos tesis (TMT): Una fenomenología en estudios de postgrado hacia la resiliencia socioeducativa en los escenarios educativos venezolanos.” Considerado desde el punto de vista ontológico, conocer el ¿por qué? no se logra concluir los estudios de postgrado, que factores personales están presentes. Además, de factores institucionales como la orientación metodológica y la facilitación de los docentes.

En cuanto al escenario teórico, contiene una síntesis del sustento teórico de la investigación, conformado por los antecedentes y las teorías de entrada.

Teorías de Entrada

Teoría de la pedagogía de la autonomía

Paulo Freire (1997) maestro y pensador Latinoamericano caribeño, en su obra titulada “Pedagogía de la autonomía”, Freire describe los saberes fundamentales para la práctica educativa; en esta obra se aprecia la preocupación por dotar al profesor como profesional de la educación con herramientas teóricas y metodológicas englobadas en tre grandes diemnsiones: 1) No hay docencia sin discencia, 2) Enseñar no es transferir conocimientos y 3) Enseñar es una especificidad humana.

Teoría didáctica de la autonomía intelectual

Rodríguez (2002) generó una aproximación teórica en la cual es imprescindible para el aprendizaje investigativo, que la persona adquiera y produzca conocimiento. Es por ello que la educación debe ser transformadora convirtiendo al discente en un ser reflexivo, crítico y cognoscitivamente independiente a lo largo de su vida.

Teoría de los estilos de pensamiento

Leal (2005) plantea en su teoría que la ciencia es una búsqueda desinteresada de la verdad. Por ello, el verdadero científico es un eterno buscador de la verdad. Para el referido autos, las tendencias para abordar la realidad vienen dadas por los estilos de pensamiento, los cuales equivalen a la forma como se concibe la realidad. Pudiendo ser tangible, representacional, subjetiva y compleja.

Al respetar estas tendencias o estilos de pensamiento, el investigador será más eficiente y más apasionado por su investigación, ya que tiene autonomía, favoreciendo la creatividad y la forma de buscar el conocimiento.

El aprendizaje significativo

De acuerdo a lo planteado por Ausbel (1976) es el proceso según el cual se relaciona un nuevo conocimiento o información con la estructura cognitiva del que aprende de forma no arbitraria y sustantiva. Hay dos condiciones fundamentales para que se produzca el aprendizaje significativo: Actitud potencialmente significativa de aprendizaje por parte del aprendiz y la presentación de un material potencialmente significativo.

Síndrome de Todo Menos Tesis (TMT)

Valarino (2000) indica que es aquel que define un conjunto de estudiantes que habiendo concluido todas las asignaturas o requisitos de una carrera, se retrasan o no terminan la tesis. Es un problema multifactorial, estudiado durante más de 20 años, con múltiples causas, entre las cuales se encuentran el diseño curricular y su influencia en el rendimiento en postgrado, variables de tipo cognoscitivo afectivo y social, entre otras.

Muchos estudiantes consideran el proceso de investigación como un karma, un paso absurdo en la escalera de la formación académica y esto es sinónimo del llamado Síndrome de Todo Menos Tesis (TMT).

Causas del TMT:

• Falta de motivación
• Falta de seguridad en si mismo
• Exceso de confianza
• Tutores problemáticos
• Falta de tiempo
• Buscar excesivamente la perfección

Resiliencia

El vocablo resiliencia tiene su origen en el idioma latín, en el término resilio que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar. El término fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos (Rutter, 1993).
La resiliencia es la capacidad que tiene una persona un grupo de recuperarse frente a la adversidad de para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento.

Los especialistas afirman que la resiliencia está vinculada a la autoestima, por lo que es importante trabajar con los niños desde pequeños para que puedan desarrollar sanamente esta capacidad. Según Michel Manciaux, conocedor de la materia, existen personas que al enfrentarse a un trauma o una desgracia permiten que éstas los superen, pero hay otras que no lo permiten y que consiguen continuar con su vida sin problemas. Incluso, muchos llevan esta actitud a un nivel superior y transforman ese trauma en algo positivo; es decir que ese problema los ayuda a desarrollar recursos para sobrevivir que creían no poseían.

A continuación, se exponen algunas de las definiciones que, desde este campo, han desarrollado diversos autores en torno a este concepto:

- Habilidad para surgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y acceder a una vida significativa y productiva. (ICCB,1994)
- Historia de adaptaciones exitosas en el individuo que se ha visto expuesto a factores biológicos de riesgo o eventos de vida estresantes; además, implica la expectativa de continuar con una baja susceptibilidad a futuros estresores (Luthar y Zingler, 1991; Masten y Garmezy, 1985; Werner y Smith, 1982 en Werner y Smith, 1992).
- Enfrentamiento efectivo ante eventos y circunstancias de la vida severamente estresantes y acumulativos (Lösel, Blieneser y Köferl en Brambing et al., 1989).
- Capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformado por ellas. La resiliencia es parte del proceso evolutivo y debe ser promovido desde la niñez (Grotberg, 1995).
- La resiliencia distingue dos componentes: la resistencia frente a la destrucción, esto es, la capacidad de proteger la propia integridad bajo presión; por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad para construir un conductismo vital positivo pese a circunstancias difíciles (Vanistendael, 1994). Según este autor, el concepto incluye además, la capacidad de una persona o sistema social de enfrentar adecuadamente las dificultades, de una forma socialmente aceptable.
- La resiliencia se ha caracterizado como un conjunto de procesos sociales e intrapsíquicos que posibilitan tener una vida sana, viviendo en un medio insano. Estos procesos tendrían lugar a través del tiempo, dando afortunadas combinaciones entre atributos del niño y su ambiente familiar, social y cultural. De este modo, la resiliencia no puede ser pensada como un atributo con que los niños nacen, ni que los niños adquieren durante su desarrollo, sino que se trataría de un proceso interactivo (Rutter, 1992) entre éstos y su medio.
- La resiliencia habla de una combinación de factores que permiten a un niño, a un ser humano, afrontar y superar los problemas y adversidades de la vida (Suárez, 1995).
- Concepto genérico que se refiere a una amplia gama de factores de riesgo y los resultados de competencia. Puede ser producto de una conjunción entre los factores ambientales, como el temperamento y un tipo de habilidad cognitiva que tienen los niños cuando son muy pequeños (Osborn, 1993).
- Milgran y Palti (1993) definen a los niños resilientes como aquellos que se enfrentan bien, a pesar de los estresores ambientales a los que se ven sometidos en los años más formativos de su vida
Como solución a esta problemática, tradicionalmente se han dictado cursos y/o talleres de metodología de la investigación y seminarios sobre investigación. Sin embargo, las cifras parecieran mostrar que este tipo de apoyo fuera insuficiente para lograr la meta de graduar a los estudiantes en el tiempo propuesto.

De todo lo antes expuesto, se desprende lo que considera Rodríguez (2002) para desarrollar una investigación y asesorar al investigador durante el proceso, requiere de una serie de destrezas y conocimientos específicos, además, tener sensibilidad para considerar los elementos sociales y emocionales de cada individuo, que pudieran influir en el desarrollo de su investigación, ya que implica manejar eventos secuencialmente durante un lapso determinado y obtener un producto de investigación.

En el recorrido por el escenario metodológico, interesa abordarse desde el paradigma emergente, donde el ser humano es visto como una totalidad, pero desde la perspectiva de su propia realidad, entendida desde la íntersubjetividad. La realidad es permanentemente cambiante y se debe ser capaz no sólo de entender su cambio en los diferentes contextos sino potenciarlo y adaptarlo a nuevas formas de comprensión de dicha realidad. Se concibe pertinente asumir el enfoque complejo, destacando a Morín (1990), quien plantea “… la conciencia de la destrucción de los fundamentos de la certidumbre… Creo en la tentativa de desarrollar un pensamiento lo menos castrante posible y lo más racional posible…” (p. 240). Hay que interpretar más allá de lo visible y tener conciencia de que no podremos escapar de incertidumbre.

El método será el fenomenológico hermenéutico, propuesto por Heidegger (1927) como una metodología filosófica para descubrir el significado del ser de una manera diferente a la tradición positivista, por lo que se orienta a la descripción e interpretación de las experiencias vividas, así como al reconocimiento del significado e importancia de la misma; en tanto que la metodología, se orienta hacia una investigación de campo, debido a que la información se recabará directamente de la realidad. Los informantes clave, son las personas que por sus vivencias y experiencias se convierten en una fuente de información; es importante establecer un vínculo de confianza, para que exprese con sinceridad y libertad los testimonios que se requieren obtener.

Las técnicas estarán orientadas a la obtención de información, que será almacenada en un recurso o dispositivo en físico o digital, llamado instrumento. Para obtener la información requerida para la investigación se emplearán entrevistas en profundidad y grupos focales, dirigidos a estudiantes de postgrado. La fiabilidad del dato dará paso a la triangulación de: informantes, teóricos e investigador. Ésta se entiende como la acción de reunión y cruce dialéctico de toda la información pertinente al objeto de estudio surgida en una investigación por medio de los instrumentos correspondientes, y que en esencia constituye el corpus de resultados de la investigación. Por ello, la triangulación de la información se realiza una vez que ha concluido el trabajo de recopilación de la información.

Como es el investigador quien le otorga significado a los resultados de la misma, uno de los elementos básicos a tener en cuenta son las categorías, que consisten en la elaboración y distinción de tópicos a partir de los que se recoge y organiza la información, aspecto que conlleva a la categorización no como tarea mecánica, sino como la operación de clasificar los elementos de un conjunto a partir de ciertos criterios previamente definidos una vez saturada la información; con ello se pretende generar conocimientos en torno a “El Síndrome de Todo Menos Tesis (TMT), desde una fenomenología en estudios de postgrado hacia la resiliencia socioeducativa en escenarios educativos venezolanos”.

 

Referencias

Gascón, Y. El síndrome de Todo Menos Tesis “TMT” como factor in/ uyente en la labor investigativa. Revista COPÉRNICO. Año V. N° 9. Julio - Diciembre 2008.

Heidegger, M. (1927) Ser y tiempo. [Edición en línea]. Disponible en: http://www.philosophia.cl. [Consulta: 2013, Mayo 23]

Morín, E. (1996). Introducción al pensamiento complejo, Editorial Gedisa, Barcelona.

Morín, E. (1990). La relación antropo-bio-cosmica, CNRS, Paris.
Porta, L. (2003) La investigación cualitativa: El Análisis de Contenido en la investigación educativa. Universidad Nacional de Mar del Plata

Ramírez, S. (2012) Variables asociadas al síndrome de todo menos tesis (tmt). Trabajo de Ascenso presentado para optar a la categoría de Asistente en el escalafón de Personal Docente y de Investigación.

Salinas, P. (1998) El síndrome Todo Menos Tesis y el síndrome Todo Menos Ascenso. Síntomas, efectos, epidemiología, etiología, terapia y contraindicaciones. Facultad de medicina. Universidad de los Andes. Mérida. Venezuela.