Autora: Dra. Marigina Guzmán

 

 

CONTENIDO:

Introducción

Una entre Infinitas Miradas. Breve Posicionamiento

Justificación del Estudio

Referencias

RESUMEN
La investigación tiene como propósito fundamental, develar reflexiones transformadoras conjuntamente con la comunidad, como eje de participación en la promoción de la salud integral de los habitantes del sector cuatro de Caña de Azúcar en Maracay Estado Aragua, para lograr su desarrollo se realizó bajo el pensamiento complejo debido a los variados elementos que se conjugan en este fenómeno, apoyada en el enfoque socio crítico, que considera que la investigación debe ser algo más que un acto contemplativo y debe incluirse en la transformación de los espacios donde se habita utilizando como método la Investigación-Acción-Participante (IAP), el diseño metodológico estuvo conformado por cuatro fases estratégicas, el diagnostico, la planificación de las actividades, la acción transformadora y la sistematización de las acciones. La línea de investigación es Educación productividad y gestión educativa en educación superior, los informantes calificados fueron seleccionados, a través del muestreo tipo intencional, los mismos fueron tres personas vecinas de la comunidad, con experiencia participativas. Se utilizó la observación participante, la entrevista en profundidad y el grupo focal como técnicas de recolección de información, para el análisis de la información se utilizaron la categorización, la estructuración y la triangulación, en dicho análisis se evidenció que la baja participación en la promoción de la salud de los habitantes de la comunidad, está asociada a varios elementos, como a la indiferencia institucional, a los actos de concienciación por parte de los miembros de la comunidad, así como también a la exclusión, partidismo, y a la planificación de proyecto impuestos por parte de los entes gubernamentales, que no responden a las necesidades de la comunidad
Descriptores: Participación, Promoción de la Salud, Comunidad.

Introducción
La participación de la comunidad, en el desarrollo de actividades de promoción de la salud y de actuaciones preventivas, es uno de los pilares sobre los que se fundamentan la organización y el trabajo de los equipos de atención primaria, toda vez que entendemos que esta es el mejor escenario político social para el fortalecimiento de la promoción de la salud, que como proceso complejo en el que interaccionan estrategias como la educación para la salud, la puesta en marcha de políticas saludables y la movilización social, se debe tomar en cuenta el amplio abanico de actividades que pueden realizarse, teniendo en consideración distintos puntos de convergencia como, los agentes que intervienen en la planificación, ejecución y financiación de los proyectos; la metodología de actuación, los escenarios y las áreas de trabajo.

El trabajo investigativo que a continuación presento, está realizado en este orden de idea, pues tiene como propósito develar reflexiones transformadoras conjuntamente con la comunidad, como eje de participación en la promoción de la salud integral de los habitantes del sector 4 de caña de azúcar y se realizó bajo el Pensamiento Complejo, desde un enfoque Cualitativo, en la perspectiva del paradigma Socio-critico, aplicando el método de Investigación Acción participativa, donde se recolectaron los datos desde la entrevista abierta, el grupo focal y la observación participante, realizando la construcción teórica desde la categorización, triangulación estructuración y un acercamiento teórico.

La importancia de esta investigación está dada por considerar que la misma tiene una gran relevancia socio política, por el momento histórico que estamos viviendo, donde se le ha otorgado a las comunidades instrumentos legales, económicos, políticos, en función de planificar y ejecutar conjuntamente con las organizaciones locales, programas sociales integrales que marquen el inicio de la sustentabilidad de los mismos, en la apropiación por parte de las comunidades que debido a la complejidad de las situaciones, ameritan respuestas diversas adaptadas a cada contexto sociocultural, como es el caso del sector 4 de caña de azúcar.

El trabajo está estructurado en cinco momentos. El Momento I, es donde está plasmado el Diagnostico como primera etapa del método investigación acción participativa. En el Momento II, se desarrolla la construcción teórica apriorística y la surgida con las categorías emergentes, luego de la categorización, así como también las estructuras legales que dan fuerza a la participación comunitaria, finalmente la vía epistemológica donde se plasman algunos constructos necesarios para la comprensión de la elaboración de este trabajo. El Momento III, muestra la vía metodológica, que como su nombre lo indica devela el diseño utilizado para la realización de la investigación. El Momento IV, surge de mi presencia en la comunidad y mi relación con ella para la información necesaria desde los grupos focales, las entrevistas en profundidad, la guía de observación y el recorrido por la comunidad que me permitió tener una mayor información de las condiciones generales de la comunidad. En el Momento V se muestra la reflexión final, producto de las diferentes interpretaciones realizadas a los Planes.

 

Una entre Infinitas Miradas. Breve Posicionamiento
La participación de la comunidad, en el desarrollo de actividades de promoción de la salud y de actuaciones preventivas, es uno de los pilares sobre los que se fundamentan la organización y el trabajo de los equipos de atención primaria, toda vez que entendemos que esta es el mejor escenario político social para el fortalecimiento de la promoción de la salud, que como proceso complejo en el que interaccionan estrategias como la educación para la salud, la puesta en marcha de políticas saludables y la movilización social, se debe tomar en cuenta el amplio abanico de actividades que pueden realizarse, teniendo en consideración distintos puntos de convergencia como, los agentes que intervienen en la planificación, ejecución y financiación de los proyectos; la metodología de actuación, los escenarios y las áreas de trabajo. Sus actividades trabajarán, por tanto, sobre cambios y comportamientos en la población y sobre la creación de entornos saludables, pero de manera sistemática y responsable con la integración de las comunidades, en los puntos de convergencia antes señalados. Por ello implica que se desarrolle el protagonismo desde lo local, como lugar apropiado para construir estrategias efectivas para el cambio, donde se combinen métodos o planteamientos diversos, como la comunicación, la educación, legislación, cambios organizativos para el desarrollo comunitario. Es por esto que cuando hablamos de promoción de la salud, no dejemos de significar que esta no se reduce solamente a los cambios de los estilos de vida, sino a la revisión de los determinantes de estos, y al conocimiento de los factores que tienen que ver con las desigualdades sociales.

La participación comunitaria, ha recorrido distintos trayectos de la historia humana, ha estado presente como fenómeno incondicional, variable de acuerdo con el tiempo, el espacio y los ejercicios de las distintas formas de poder, que intervienen en las relaciones entre el Estado, los sujetos ciudadanos y la esfera de lo público, como lo afirma Montero (2003). A tal efecto, la participación de la comunidad debe trascender de las fronteras establecidas por los grupos de poder, donde se ha venido modelando con las expresiones asimétricas del uso del mismo, aquellas en las cuales, un polo de la relación concentra la mayoría o la totalidad de los recursos deseados, generando situaciones cuyo desequilibrio producen efectos patológicos sobre las personas, afectando en general todas las expresiones de la intersubjetividad, que paralizan los cambios necesarios en toda relación, que busque las transformaciones sociales deseadas Es por ello que, para tratar de aproximarnos a un proceso de participación, se hace necesario la confluencia entre la voluntad política, el compromiso de nuestras instituciones, la responsabilidad del movimiento ciudadano y la implicación creativa y colectiva del tejido social, haciendo sentir “un nosotros cada vez más amplio” para crear nuevos espacios de participación con diversidad de opinión y organización, en búsqueda de la inteligencia colectiva orientada al crecimiento de los implicados para su auto liberación.

Dentro de este marco, considero que la participación de la comunidad en las áreas de salud, educación, política, economía y cultura, se encuentra en relación directa con los sistemas de gobierno, con los modelos políticos y socio económicos que los constituyen, de acuerdo a las necesidades más específicas del momento político-social que se esté viviendo, lo que incide notablemente en el ámbito de la cotidianidad de las personas; Propiciando una participación consciente, responsable, con poder de decisión, o una participación planificada, desesperanzada, mediatizada dirigida desde las instancias del poder.

Buscar la participación de las comunidades en la Promoción de la Salud, no ha dado resultados satisfactorios en la permanencia o mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades, toda vez que, las acciones de salud siguen centradas en la atención individualizada y no colectiva, en la poca o nula comprensión de lo que es participación, la misma no se promueve, sino que se manipulan modelos, las comunidades desconocen cuando deciden planificar e iniciar este proceso, los agentes externos responsables del programa tienen un comportamiento de superioridad, imponiendo las acciones a realizar, ya que dan por hecho que las comunidades tienen un comportamiento pasivo, agradecidos de la atención recibida y no un derecho. OPS (1997).

Considerando la antes descrito puedo decir que, la participación comunitaria, no ha sido definida y puesta en práctica como participación en las decisiones sobre políticas públicas, prioridades y servicios de salud, toda vez que la misma ha respondido a los lineamientos programáticos establecidos por los Estados, donde el cómo participar, viene ya establecido, siendo esto una gran limitante para las comunidades, porque no se les permite poner en práctica su saber popular, para la desconstrucción y construcción de sus realidades, mas por el no acompañamiento real de las organizaciones, en este caso las del sector salud y las encargadas de dar respuestas comprometidas a sus demás necesidades, que solo se limitan a la ejecución de acciones paliativas.

Las debilidades antes señaladas, surgidas de la implementación de acciones de participación en salud para el desarrollo de las comunidades, llevaron a los organismos internacionales (OMS, OPS, UNICEF, 75-80), a replantearse nuevas estrategias en búsqueda de la promoción, prevención y mantenimiento de la salud, con una nueva política sanitaria “La salud para todos en el año 2000”, aplicada a través de la Atención Primaria en Salud Esta nueva estrategia reitera firmemente que la salud, es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades, es un derecho humano fundamental y que el logro del nivel de salud más alto posible, es un objetivo social sumamente importante en todo el mundo, donde se requiere de la intervención del sector político, económico, social, además del sector salud y educación. Esta realidad, obligo a los organismos internacionales a replantear la estrategia de APS, y en conferencia internacional sobre Promoción de la Salud, la cual se realizo en Ottawa-Canadá, en los años de 1986, se dio una definición integral de Promoción de la Salud y se estableció como una estrategia de acción para todo el mundo; destacando las condiciones requeridas o factores determinantes para la salud como: la paz, la educación, la vivienda, la alimentación, los ingresos, un ecosistema saludable, la justicia social y la equidad, que en este caso, se planteo no como el objetivo, sino como una fuente de riqueza de la vida cotidiana, se trata por tanto de un concepto que involucra a todos los sectores y a los sistemas sociales, culturales y económicos de los Países.

Dentro de los postulados establecidos en la carta de Ottawa, para la Promoción de la Salud, se encuentra el de profundizar la acción comunitaria, lograr a través del empoderamiento o el poder de hacer, tanto del individuo como el colectivo, un proceso de movilización por medio del cual la comunidad se organiza, se capacita, asume conciencia de su auto desarrollo y junto con la administración local de las instituciones, identifica, prepara u organiza, ejecuta y evalúa proyectos de comunidades saludables y fortalecimiento comunitario. López, M (2000). Este principio, es considerado como el eje fundamental para involucrar a todos los sectores en la Promoción de la salud, pero, hasta ahora no ha sido nada fácil implementarlo de manera responsable por los pueblos en desarrollo, toda vez que para ello, se amerita de un gran cambio de estructura, de la responsabilidad de los planificadores de la gerencia de la salud pública, donde la prioridad presupuestaria, esté signada a mantener una población sana, sin desigualdad económica, política, social, educativa, cultural, y sobre todo orientada a la autorrealización de las comunidades.

Es por ello que consideran que, la fuerza motriz de este proceso proviene del poder real de las comunidades, de la posesión y del control que tengan sobre sus propios empeños y destinos, sin olvidar que esta participación de las comunidades, debe ir acompañada de la responsabilidad del Estado en el cumplimiento de sus deberes, facilitándole a las comunidades el derecho a una participación protagónica y no acondicionada a los intereses del mismos, se debe buscar también una reorganización profunda de los servicios de salud, contando para ello de recursos de toda índole, así como un dialogo, entre los entes del Estado y las comunidades, para que no se siga viendo que la promoción de la salud es sólo responsabilidad de las comunidades, dejando por fuera el compromiso del Estado.

Ahora bien, luego de algunos años Venezuela, ha venido desarrollando un conjunto de esfuerzos, dirigidos a implementar los principios de APS buscando la reconstrucción de una nueva mirada sobre los problemas de salud colectiva, el reforzamiento del derecho a la salud para todos y sus principios estratégicos como; la equidad, la universalidad, la interdisciplinaridad, la intersectorialidad, la participación social y el desarrollo de tecnologías apropiadas y culturalmente aceptadas. Castellano (1982), siendo este esfuerzo aceptado y monitoreado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para finales de los años 90, con el lema de “salud para todos en el año 2000”.

Con estas aspiraciones, se inicia en Venezuela un proceso de planificación y ejecución de nuevas políticas de salud, tendientes a la promoción, prevención y restauración de la salud de los venezolanos, debido al deterioro de la calidad de vida de los mismos, donde se evidencia un perfil epidemiológico, que reagudizan los problemas de salud relacionados con las necesidades básicas de la población, la reaparición de enfermedades extinguidas como el paludismo, muertes infantiles por enfermedades infectocontagiosas como la gastroenteritis, muertes maternas, comunidades no saludables y enfermedades crónicas como el cáncer, la aparición de enfermedades colectivas como el deterioro y la contaminación del ambiente etc. Feo (2003).

La puesta en práctica de estas nuevas políticas de salud, para contrarrestar los problemas antes señalados, encontraron grandes dificultades para llegar a feliz término, tales como: la baja asignación presupuestaria para la promoción de la salud, la prioridad a la restauración y prevención de la salud individual, el parcelamiento de los programas, la no coordinación de acciones intersectoriales, el poco compromiso de los profesionales de la salud, la poca responsabilidad del Estado en dejar parte de su deber en manos de las comunidades, al decretar la participación de la comunidad en la solución de sus problemas locales, pero sin que estas actúen en la planificación de las acciones para la toma de decisiones.

Esta situación aún mantiene al sector salud en plena crisis, sin dejar de reconocer el impulso dado a la estrategia de la APS, en las diferentes regiones del Estado iniciando este proceso por El Estado Aragua, donde se aperturaron algunas estructuras físicas como los Núcleos de Atención Primaria, denominados por el Ministerio de Sanidad como "centros de atención ambulatoria básica", considerado también como el espacio de relación entre el equipo de salud y comunidad, para que juntos diagnostiquen y planifiquen, acciones de prevención y recuperación de la salud, pero centrando esfuerzos en la promoción de la salud a través de la educación para la salud participativa, toda ves que la mayoría de los problemas de salud, se generan por el modo de vida de la población, donde las condiciones sociales, ambientales, económicas, juegan un papel significativo en la salud de los miembros de las comunidades. Rincón y Rodríguez (2004).

Los programas señalados, se inician con los sectores responsables del sector salud, más la incorporación del sector educación, social, económico, político y cultural del País por la complejidad de los mismos, notándose la fluidez de los recursos materiales y económicos en su implementación, se estimula la economía social y la transformación de las condiciones sociales, económicas y ambientales de las comunidades, bajo un nuevo modelo de gestión basado en principios de interdependencia, coordinación, corresponsabilidad, cooperación y de participación activa y protagónica de las comunidades organizadas (Decreto Presidencial de creación de la Misión Barrio Adentro, 2004).

En el programa Misión Barrio Adentro, la salud está relacionada a la economía social, la cultura, el deporte, el ambiente, la educación y la seguridad alimentaria, de allí la importancia de la organización comunitaria y la presencia de los médicos y médicas que cotidianamente viven en y con las comunidades. Con este compromiso se pretende dar un viraje profundo a las políticas sociales, brindando atención de calidad. Para ello se han venido creado módulos de atención (tipo I, II Y III), como instancias de atención, planificación y ejecución de acciones de salud, con el aporte de recursos materiales y económicos, por parte del Estado.

Sin dejar de recocer algunos beneficios para la población Venezolana, logrados hasta ahora, con la implementación de estos programa, tales como la atención curativa individualizada, la construcción de nuevas estructuras de salud equipadas para darle atención cercana y oportuna a las comunidades, ampliación de la cobertura de atención, se observa en muchas de nuestras comunidades, la no coordinación de acciones entre los Núcleos de Atención Primaria y población, para la profundización de la Promoción de la Salud en la búsqueda mantener comunidades sanas, una participación comunitaria puntualizada y planificada por los entes de salud, unos Núcleos de Atención Primaria sin insumos y funcionando muchas veces en condiciones no aptas, irrespetando la atención que se merecen los personas, el sector salud alejado de los problemas locales de salud, comunidades en estado de insalubridad, proliferando enfermedades infectocontagiosas.

Así lo expusieron los miembros del Sector Cuatro de Caña de Azúcar, cuando en reunión sostenida con ellos, refirieron tener una serie de problemas en su comunidad y manifestaron su deseo de contar con la universidad para la discusión de los mismos, de allí, la conformación de la reunión convocada por las cuatro poligonales que conforman

el Consejo Comunal del Sector 4 de Caña de Azúcar, donde participaron diferentes sectores institucionales, tales como la Dirección y Subdirección del Liceo Torres Viña, la Dirección de la Escuela Padre Antonio Leyth, la Corporación de Salud del Estado Aragua representado en la médica y enfermera del Núcleo de Atención Primaria en el sector, la médica de Barrio Adentro, el Comando Policial en persona del Comandante de la Policía, Desarrollo Social de la Alcaldía del Municipio de Mario Briceño Iragorry y los cuatro Consejos Comunales de Sector 4 de Caña de Azúcar en sus cuatro poligonales; a esta reunión la llamamos El Entramado Social del sector 4, de allí surgió el planteamiento de la problemática del mismo es decir la realidad como es percibida por sus miembros, emergiendo tres grandes partes que engloban las diferentes situaciones y estos son: Salud, Participación y Violencia.

La complejidad de este entramado social, llevo al equipo investigador a conformar una red investigativa que permitiera desde la reflexión abordar estas situaciones, esto lo discutimos con el grupo de apoyo, para que junto con miembros de la comunidad le diéramos prioridad a los problemas a atender, donde cada investigadora junto al grupo colaborador se responsabilice por un área específica, para tratar juntos la canalización de los problemas. Las prioridades que sobresalieron de la sistematización de la experiencia, estaban enfocada a atender problemas de salud, violencia, ocio de los jóvenes, y de fortalecimiento para el desarrollo de la comunidad.

Respecto al sector salud, que es mi situación a atender pude observar, recoger e intercambiar con los habitantes de la misma, que las políticas de salud que se ejecutan en el sector, están destinadas a la atención de la enfermedad y no a la promoción de la salud, estas funciones son realizadas por el equipo de salud cuando están, en el núcleo de atención primaria el cual no reúne buenas condiciones por el deterioro de la infraestructura del mismo, la escasez de los servicios públicos necesarios como el agua, luz, mas la falta de insumos de medicamentos y materiales de primeros auxilios.

Manifestaron también los integrantes del grupo de apoyo a la investigación, que tienen que acudir a otros centros de salud debido a la ausencia del médico y de la enfermera, independientemente de lo distante de la comunidad por las emergencias presentadas. De la misma manera es importante decir que, durante el recorrido realizado por el equipo investigador en el sector, se pudo observar que la disposición de la basura se encuentra en conteiner inservibles, los cuales en su gran mayoría estaban desbordados, manifestando los miembro de la comunidad que se veían obligados a depositar la basura en bolsas y colocarlas en los estacionamientos, además se vio como el exceso de la basura se encontraba alrededor del recipiente acompañado de la fauna propia de este espacio (ratas, ratones, mosca, larvas, mosquitos y otros) con su típica pestilencia. 

Por otra parte, se pudo mirar el mal estado de las calles: huecos, desniveles, que ocasionan la retención de agua, con su respectiva incidencia en la salud de los habitantes del sector. Estas realidades, están a la vista de las instituciones locales como Alcaldía, Dirección Municipal de Salud, que hacen vida dentro del Municipio y que son los responsables de atender y solucionar dichos problemas, no obstante, estas se han presentado a la comunidad ofreciendo la solución de las mismas las cuales han quedado en falsas promesas.

Ante estos eventos, se pudo observar la no coordinación de acciones intersectoriales para dar respuestas no solo a los problemas que afectan la salud, sino a todos los que intervienen en el desequilibrio de la misma, por ser esta considerada como un todo donde intervienen diferentes factores sociales que si no están recompensados, generan graves problemas aun cuando se tenga información de la prevención de las enfermedades. Por otra parte la participación de los habitantes del sector para solicitar con fuerza la solución de sus problemas, pareciera estar ajustada al partidismo reinante en el sector, a la planificación y ejecución de proyectos sociales no sentidos impuestos por los entes gubernamentales, que son asumidos por la comunidad de manera pasiva, tal vez producto de una cultura participativa aprendida.

Para tratar de acercarme a la complejidad de la participación de la comunidad en la Promoción de la Salud, donde intervienen diferentes elementos que conforma el sistema social de la misma, quise orientar el camino preguntándome lo siguiente: ¿Cómo participa la comunidad del sector 4 de caña de azúcar en la Promoción de Salud para la transformación de los problemas que les impiden tener una vida saludable?

Así entonces esta investigación se plantea develar reflexiones transformadoras conjuntamente con la comunidad, como eje de participación en la promoción de la salud integral de los habitantes del sector 4 de caña de azúcar.

 

Justificación del Estudio

El derecho de la comunidad a participar en todas las aéreas, donde se encuentran inmersas las instituciones que puedan dar respuestas a la solución de sus problemas, supone reconocer que la población, tanto en el ámbito individual como colectivo, debe ser protagónica, lograr mayor autonomía y responsabilidad en la gestión de lo social, entendiendo a la sociedad en su conjunto como protagonista y responsable de su propio desarrollo. Habermas, (1998).

La participación no puede existir sin toma de conciencia liberadora: participa solamente quien es consciente de la necesidad de su participación y quien sabe que si no participa no se podrá modificar o transformar las cosas. La gente puede y debe participar para cambiar algo; teóricamente para mejorarlo. La participación entendida como toma de conciencia, genera un cambio de actitud de la situación y de los problemas y orienta su acción hacia el cambio, la cual sería la clave de la transformación para el desarrollo.

Ante la problematización de estas perspectivas, que aun no están acabadas ni creo que pueda concluirla, es donde justifico mi investigación, por considerar que la misma tiene una gran relevancia socio política, por el momento histórico que estamos viviendo, donde se le ha otorgado a las comunidades instrumentos legales, económicos, políticos, en función de planificar y ejecutar conjuntamente con las organizaciones locales, programas sociales integrales que marquen el inicio de la sustentabilidad de los mismos, en la apropiación por parte de las comunidades que debido a la complejidad de las situaciones, ameritan respuestas diversas adaptadas a cada contexto sociocultural, como es el caso del sector 4 de caña de azúcar.

En este mismo sentido considero importante la investigación, porque espero que una vez que la comunidad se involucre en actividades relacionadas a la salud integral, pueda contribuir a la transformación de las mismas buscando el desarrollo de la comunidad, haciendo énfasis en la autorreflexión y asumiendo las respuestas a las necesidades tal como las articula la misma comunidad. Significa entonces, que la participación comunitaria se plantea como un fin en sí misma y será siempre deseable independientemente de su impacto en la salud, siempre y cuando se eleven los niveles de organización y conciencia de la comunidad.

El tipo de investigación es no experimental, tiene una orientación cualitativa, empleada principalmente en las ciencias sociales. La estrategia metodológica cualitativa permite hacer una aproximación global de las experiencias pedagógicas alternativas para explorar, describirlas y comprenderlas, de manera inductiva, es decir, a partir de los conocimientos que tienen las diferentes personas involucradas en ellas, lo que permite que se dé una retroalimentación y confrontación permanente durante todas las etapas y procesos, y cumplir de esta manera con mayor eficacia nuestros objetivos. Con un diseño de campo adoptando el paradigma socio crítico, bajo el método de investigación Acción Participativa. Como instrumento se utilizó la entrevista en profundidad. El procedimiento de la investigación fue de cuatro fases: Fase de Preparación Diagnostica o reflexiva, Fase de Construcción de los Planes, Fase de Acción Transformadora y una Fase de Reflexión, Interpretación y Replanificación.

La información se procesó de dos maneras una, la recogida en las conversaciones y revisión de archivos del Núcleo de Atención Primaria con la médica la enfermera, en los archivos del consejo comunal, en los archivos de las Misiones y los del Municipio Mario Briceño Iragorry, esta información nos sirvió para la realización del Diagnostico comunitario. Los Grupos focales, la entrevista en profundidad. El procesamiento de la información fue a través de la categorización, triangulación estructuración y teorización. La valorización de esta información vino dada por el proceso de estructuración. La teorización nos permitió comprender que la situación encontrada, revela el no compromiso de nuestras organizaciones en cumplir y hacer cumplir los objetivos para los cuales fueron creados, la no concienciación de los responsables de planificar y ejecutar dichos programas, donde asumen que es lo que necesita las personas para mejorar sus estilos de vidas sin contar con la sapiencia de las comunidades, el no querer ver y aceptar que la salud no es la ausencia de enfermedad sino la promoción de la misma para no enfermar , y sobre todo a la falta de voluntad política por parte del Estado y sus entidades regionales y locales, para profundizar en la búsqueda de estrategias, que conlleven a la interconexión real de las comunidades con las instancias prestadoras de servicios y que puedan coordinar acciones, sin diferencias partidistas donde la exclusión deje de existir y prepondere el respeto a la dignidad humana.

Con respecto a la participación de la comunidad del sector 4 de caña de azúcar, en las diferentes aéreas que contribuyen al mantenimiento y preservación de la salud, se puede decir que ha mantenido una cultura de dependencia, a las instancias organizativas que hacen vida dentro de la comunidad y a los entes gubernamentales, que llegan implementando planes y proyectos sobre las necesidades sentidas por estos habitantes, ofreciéndoles soluciones mágicas inmediatas, que los entusiasman y estos optan por seguir directrices, aun cuando manifiestan que están participando de manera comprometida por la comunidad, sin hacer actos de reflexión sobre la manipulación de estos entes, donde la mayoría de la veces buscan reconocimiento personal para mantener su estatus político social dentro de las organizaciones donde laboran.

La participación de las organizaciones comunitarias llamadas “ consejos comunales”, que tienen bajo su estricta responsabilidad, según ley de consejos comunales, establecida en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, incentivar y promover la participación comunitaria en los problemas que presentan, como eje de transformación de las mismas, sin embargo, la práctica de estos grupos comunitarios, esta oprimida a los lineamientos directos del organismo rector, donde independientemente del acto de conciencia que puedan hacer estos grupos, en un momento determinado sobre su realidad, donde su modo de vida este amenazado a perder lo que dadivosamente recibe, esta queda supeditada a los interés políticos del momento y no a la satisfacción de las necesidades del colectivo.

Este clientelismo y sumisión, existente en nuestras organizaciones, donde se observa una cultura organizativa formal, vertical, jerárquica e incluso autoritaria, ha generado también la exclusión de la participación popular, así como también una hegemonía, en los programas de promoción de la salud, donde han tenido una visión excesivamente cortoplacista y basada en un criterio de costo-beneficio, que dificulta la necesaria inversión en recursos materiales, talento humano y tiempo para promover un proceso de participación de las comunidades en salud.

La necesidad de formación que tiene la comunidad, respecto a la participación para atender la promoción de la salud integral, los llevo a proponer la creación de la Escuela de Participación, donde a través de encuentros reflexivos y críticos, con entes educativos y demás redes sociales existentes en la localidad, puedan hacer intercambios permanentes de saberes, donde se conjuguen la teoría y la practica a través de una concienciación dialógica, sobre la manera de atender y participar en todos los problemas que les impide ser una comunidad saludable, ya que la salud no solo es la ausencia de la enfermedad, sino el completo estado de armonía biopsicosocial de las personas, donde para ello deben conjugarse los organismos que tienen que dar respuestas a todas las necesidades de la comunidad.

Ahora bien, si es cierto que nadie transforma a nadie (Freire), se ha visto en los grupos de apoyos de esta investigación, procesos de reconocimiento y acercamiento, hacia el al equipo investigador invitándonos a continuar con ellos en esa dinámica participativa-organizativa del funcionamiento de los mismos, reconocen las debilidades que sobre el arte de participar han tenido, así como la necesidad de aprehender nuevas destrezas para inventar diferentes caminos, en función de la integración horizontal de las organizaciones que están representado, para trabajar en función del colectivo como está pautado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, sin embargo hay que reconocer que no es fácil de llegar a estas aspiraciones, cuando los procesos son coartados por instituciones que no están orientadas a promover profundos cambios sociales.

 

REFERENCIAS

Aguilar J. (2001) La participación comunitaria en salud: ¿mito o realidad? Madrid: Díaz de Santos, 2001.

Borda, F. (2008) Paradigma y Utopía: un Balance Postmoderno. Edición actualizada, Fundación FICA y Centro Estratégico de Pensamiento Alternativo CEPA, Bogotá

Borda. F. "Democracia participativa y Constituyente". En: Revista Foro, No. 13, octubre de 1990, p. 23-28

OMS/UNICEF (1978), La declaración de Alma-Ata, Folleto de la Organización Mundial de la Salud, Ginebra

Romero, M. (2007). Capacidad Comunitaria en Beneficio de Promover la Salud en la Colectividad. Rev. Cubana Med. Gen. Integr., vol 23(3)