Autora: Dra. Elsa Albornoz

 

 

 


CONTENIDO

Visión de una Realidad Emergente.

Justificación del Estudio

Referencias

RESUMEN

El propósito fundamental de esta investigación fue la de fortalecer la comunidad del sector cuatro de Caña de Azúcar, desde la Responsabilidad Social de la Universidad, en la Participación Comunitaria en Maracay Estado Aragua, Para lograr su desarrollo se realizó bajo el pensamiento Complejo debido a los múltiples elementos que se conjugan en este fenómeno, en el enfoque socio crítico, que considera que la investigación debe ser algo más que un acto contemplativo y debe involucrarse en la transformación de los espacios donde se habita utilizando como método la Investigación-Acción-Participante (IAP), desde el diagnostico, la planificación de las actividades, la acción transformadora y la evaluación. La línea de investigación es Educación productividad y gestión educativa en educación superior. Los informantes calificados fueron seleccionados, a través del muestreo tipo intencional, los mismos fueron tres personas vecinas de la comunidad con experiencia universitaria. Se utilizo la observación participante, la entrevista en profundidad y el grupo focal como técnicas de recolección de información. Para analizar la información se utilizaron la categorización, la estructuración, la triangulación, la contrastación y la teorización. Dicho análisis evidenció que la participación es baja, que existen elementos que pudieran estar contribuyendo a que esto sea así como es la exclusión y el partidismo

Descriptores: Participación, Fortalecimiento Comunitario, Universidad.


El término participación ciudadana hace referencia al conjunto de acciones o iniciativas que pretenden impulsar el desarrollo local y la democracia participativa a través de la integración de la comunidad al quehacer político. Está basada en varios mecanismos para que la población tenga acceso a las decisiones del gobierno de manera independiente sin necesidad de formar parte de la administración pública o de un partido político, de manera pues que la participación es un hecho político, por cuanto su objetivo es hacer consciente al individuo de su propia realidad; en la comunidad se encuentra haciendo vida instituciones públicas y privadas que tienen un compromiso ineludible con los habitantes de esta comunidad, es así como la Universidad , parte de esta comunidad tiene una responsabilidad social en la contribución de las mejoras de los estilos de vida, calidad de vida y condiciones de vida de la población.

El trabajo investigativo que a continuación presento, está realizado en este orden de idea, pues tiene como propósito el Fortalecimiento Comunitario desde la Responsabilidad Universitaria en la Participación: Un Camino para el Desarrollo Social en el Sector 4 de Caña de Azúcar y se realizó bajo el Pensamiento Complejo, desde un enfoque Cualitativo, en la perspectiva del paradigma Socio-critico, aplicando el método de Investigación Acción participativa, donde se recolectaron los datos desde la entrevista abierta, el grupo focal y la observación participante, realizando la construcción teórica desde la categorización, triangulación estructuración y un acercamiento teórico.

La importancia de esta investigación está dada en el sentido de que contribuye al aporte teórico de la relación existente entre la participación comunitaria y la universidad, pero también aporta al proceso político que se da en estos momentos en el país donde lo planteado en su proyecto es dar mayor poder al pueblo y esto debe darse desde todos sus ángulos pues el pueblo no es un abstracto, son las escuelas, las universidades, sus instituciones que deben existir en el pueblo y para el pueblo porque son el pueblo mismo.

El trabajo está estructurado en cinco momentos. El Momento I, es donde está plasmado el Diagnostico como primera etapa del método investigación acción participativa. En el Momento II, se desarrolla la construcción teórica apriorística y la surgida con las categorías emergentes, luego de la categorización, así como también las estructuras legales que dan fuerza a la participación comunitaria, finalmente la vía epistemológica donde se plasman algunos constructos necesarios para la comprensión de la elaboración de este trabajo. El Momento III, muestra la vía metodológica, que como su nombre lo indica devela el diseño utilizado para la realización de la investigación. El Momento IV, surge de mi presencia en la comunidad y mi relación con ella para la información necesaria desde los grupos focales, las entrevistas en profundidad, la guía de observación y el recorrido por la comunidad que me permitió tener una mayor información de las condiciones generales de la comunidad. En el Momento V se muestra la reflexión final, producto de las diferentes interpretaciones realizadas a los Planes.

Visión de una Realidad Emergente.
La universidad, nace para la construcción del conocimiento. Desde su origen y durante mucho tiempo buscó el desarrollo intelectual de la comunidad educativa para comprender los procesos de la vida y teorizarlos, ese sigue siendo un aspecto primordial, pero ya no el único, porque después de profundizar en el sentido de la formación integral, en el microcosmos que cada uno es, esta institución también valora las dimensiones afectiva, volitiva y comunitaria.

La universidad emergió y sigue siendo una comunidad de saberes y personas, la primera se unifica mediante la búsqueda de la verdad; la segunda, mediante el delicado respeto y promoción de la libertad de los demás. Sin embargo, la realidad es otra, la universidad que conocemos está preñada de inequidades, parcelamientos y conocimientos como propiedad privada de disciplinas; el conocimiento que allí se genera dista mucho del sueño colectivo de la socialización de este y mucho menos de sus beneficios de manera incondicional a la población, es así, como vemos que cientos de miles de personas en el mundo viven fuera del alcance de estos conocimientos, cada vez son más las personas que mueren de hambre en el mundo, o de enfermedades que quizás puedan ser prevenidas, no obstante, lo que se investiga va en función de quien brinda el presupuesto y no de lo que necesita la humanidad.

Por ello, el primer paso en la educación intelectual es imprimir en la mente del educando la idea de ciencia, método, órdenes, desordenes, principios y sistemas; de regla y excepción: de riqueza y armonía, los contenidos universitarios deben considerar tanto a los estudiantes como los estudios y la unidad del conocimiento,
de esta manera es posible aproximarse a la verdad, fin común de todas las ciencias y ver la influencia recíproca de los diferentes tipos de saberes, pero también la educación debe influir hacia una praxis participativa, consciente y liberadora de las ataduras invisibles que deja la exclusión y la no participación.

Solo así se construirá la universidad pertinente socialmente hablando, comprometida con su sociedad y dispuesta a generar los conocimientos necesarios para contribuir a revertir las inequidades en las que se encuentra inserta las comunidades, con un liderazgo compartido, horizontal y de apertura a las enseñanzas que desde estas lleguen a la universidad.

Se aprende a hacer política en la praxis, en la participación. Así como la educación es política, la política también tiene un papel pedagógico. Se aprende en ella la lucha. La praxis significa “acción más reflexión”, acción transformadora. No es la acción que copia modelos, que reproduce modelos, la praxis reiterativa, que imita, burocratizada. Al contrario de esta, la praxis transformadora es esencialmente creadora, crítica y reflexiva.

En este sentido, promover el bienestar no siempre significa tener una adscripción política militante o profesional, mas si política pensante, participar en la actividad social en sus múltiples manifestaciones organizativas, gubernamentales o no; iniciativas de ayuda mutua, de manera consciente, de acuerdo con los propios intereses, con moderación y apertura, en todo esto, la persona tiene un importante papel, que no implica un desplazamiento del rol protagónico ineludible y propio de los gerentes democráticos de la cosa pública, sino mas bien reforzar su estado de derecho.

La participación en los procesos cotidianos de la vida desde la universidad, debe significar algo más que el cumplimiento de un decreto presidencial o una exigencia de ley, debe trascender hasta los sentimientos que la misma solidaridad despierta en el ser, así como también, contribuir con procesos de aprendizajes integrales y comprometidos, debe ser un espacio para el encuentro de saberes académicos y los aprendidos de la vida misma.

Sin embargo, como consecuencia de las grandes transformaciones regionales en la realidad latinoamericana, asociados a fenómenos de naturaleza política, social,
educativa y económica, entre otros, que han propiciado situaciones de inestabilidad y cambios de rumbos motivados por los nuevos paradigmas, se ha planteado la necesidad de reenfocar el rol social universitario como mecanismo inductor de mejora, no sólo de la calidad de vida de la comunidad en la cual se encuentra inserta, sino también, de la calidad de las instituciones involucradas en la organización, desarrollo y proyección de la vida política y social regional.

Todo lo cual configura desde el ámbito universitario, la necesidad de buscar, desarrollar y difundir nuevas prácticas en sintonía con estos nuevos escenarios sociales. El enfoque no parte de centralizar la problemática en un aspecto estrictamente técnico, económico o político, ya que la situación abarca en su dimensión un problema ético de mayor complejidad y es aquí donde la Universidad debe ofrecer sus respuestas para favorecer mecanismos de integración y movilidad social ascendente.

Uno de los mayores desafíos de la Universidad actual, transita no por influir solamente en los acontecimientos sociales, sino en construir procesos sociales con identidad regional sostenibles que aseguren un verdadero empoderamiento desde la base, para ello se debe entender cómo la Universidad redefine su responsabilidad para establecer un equilibrio entre las necesidades reales y el lograr incidir en la transformación de la comunidad, acabando con la organización separada del saber en especialidades y, al contrario, instituir el pensamiento holístico, complejo, transdisciplinario y práctico para formar una comunidad de aprendizaje asociativo con calidad y pertinencia.

Ahora bien, las funciones sociales de la universidad dentro del sector 4 Caña de Azúcar, Estado Aragua es un poco distanciada a la realidad que debe suscitarse entre la universidad como entidad promotora de nuevos ideales sociales y la integración de la sociedad en proyectos sociales, entre los cuales destacan aéreas del deporte, salud, tecnológica, educativa, entre otras.

Así lo expusieron los miembros de esta comunidad cuando en reunión sostenida con ellos, refirieron tener una serie de problemas en su comunidad y manifestaron su deseo de contar con la universidad para la discusión de los mismos, de allí, la conformación de la reunión convocada por las cuatro poligonales que conforman
el Consejo Comunal del Sector 4 de Caña de Azúcar, donde participaron diferentes sectores institucionales, tales como la Dirección y Subdirección del Liceo Torres Viña, la Dirección de la Escuela Padre Antonio Leyth, la Corporación de Salud del Estado Aragua representado en la médica y enfermera del Núcleo de Atención Primaria en el sector, la médica de Barrio Adentro, el Comando Policial en persona del Comandante de la Policía, Desarrollo Social de la Alcaldía del Municipio de Mario Briceño Iragorry y los cuatro Consejos Comunales de Sector 4 de Caña de Azúcar en sus cuatro poligonales; a esta reunión la llamamos El Entramado Social del sector 4, de allí surgió el planteamiento de la problemática del mismo es decir la realidad como es percibida por sus miembros, emergiendo tres grandes partes que engloban las diferentes situaciones y estos son: Salud, Participación y Violencia.

Dada la complejidad de este planteamiento se decidió conformar una Red investigativa que permita el abordaje desde la reflexión de estas tres partes distribuidas asi: (a) Transformar los actos violentos de los adolescentes que asisten al liceo torres viña ubicado en el sector 4 de caña de azúcar desde una reflexión profunda con todos los actores involucrados. (b) Transformar bajo la reflexión conjunta con la comunidad como eje de participación la promoción de la salud integral de las familias del sector 4 de caña de azúcar y, la investigación que planteo en este discurso y (c) Transformacion del Comportamiento de los Adolescentes Frente a los Momentos de Ocio En El Sector 4 de Caña de Azúcar.

Es por esta razón que se realiza esta investigación ya que se pretende dar respuesta a la siguiente interrogante: ¿Cómo es el rol de la universidad venezolana en el fomento de la participación comunitaria, para un camino hacia el desarrollo local sostenible en el sector 4 de Caña de Azúcar?
Es así entonces como esta investigación, se plantea Fortalecer desde la visión universitaria la participación comunitaria, como un camino para el desarrollo local sostenible en el sector 4 de caña de azúcar.

Justificación del Estudio
Las tareas propias de la universidad tienen implicaciones en el desarrollo de la comunidad y el mejoramiento de la calidad de vida, donde la información pertinente y la reflexión crítica encauzan los pensamientos y las acciones para la incorporación y cumplimiento de la responsabilidad social universitaria. La relación inequitativa de la adquisición del saber como una exigencia social para el desarrollo local y bienestar de la sociedad, hace necesario redescubrir el rol de la universidad venezolana en el fomento de la participación comunitaria, un camino al desarrollo local sostenible en el sector 4 de Caña de Azúcar, mediante el análisis exhaustivo de elementos como lo son: la vinculación Sociedad - Sector Universitario, Programas de Formación Integral, fomento de la investigación de calidad, con pertinencia e impacto social, construcción de conocimientos científicos y socio humanísticos, con base en las demandas sociales, conciencia crítica del proceso de desarrollo a través del pensamiento complejo, las ideas de desarrollo sustentable, capital social y articulación entre las diversas disciplinas y entre las funciones básicas de la universidad.

En efecto, la Universidad como fuente generadora de conocimiento puede contribuir a resolver los problemas de la humanidad a través del fomento de la participación ciudadana, mediante el compartir de saberes en el cumplimiento de las funciones Universitarias, así, la Responsabilidad Social Universitaria conduce a asumir una serie de desafíos: superar el paradigma de proyección social y el voluntariado de beneficencia; proyectarse a los actores no universitarios y crear vínculos a fin de propiciar comunidades de aprendizajes; compartir los conocimientos generados en la universidad venezolana en el contexto social y sus saberes y finalmente, la responsabilidad social universitaria conduce hacia una Universidad orientada a la solución de problemas complejos gracias a una organización académica transdisciplinaria que supere las especialidades separadas y fragmentadas, con base en el pensamiento complejo, base de toda la filosofía de la Responsabilidad Social, superando un poco la fragmentación y la dislocación del saber.

La línea de investigación que orienta este estudio es Productividad y Gestión Educativa en Educación Superior, que tiene como Objetivo Difundir y Consolidar las bases teórico -conceptuales necesarias para realizar una gestión académica productiva en la Educación Superior Venezolana desde el entorno comunidad – universidad. El tipo de investigación es no experimental, tiene una orientación cualitativa, empleada principalmente en las ciencias sociales. La estrategia metodológica cualitativa permite hacer una aproximación global de las experiencias pedagógicas alternativas para explorar, describirlas y comprenderlas, de manera inductiva, es decir, a partir de los conocimientos que tienen las diferentes personas involucradas en ellas, lo que permite que se dé una retroalimentación y confrontación permanente durante todas las etapas y procesos, y cumplir de esta manera con mayor eficacia nuestros objetivos. Con un diseño de campo adoptando el paradigma socio crítico, bajo el método de investigación Acción Participativa. Como instrumento se utilizó la entrevista en profundidad. El procedimiento de la investigación fue de cuatro fases: Fase de Preparación Diagnostica o reflexiva, Fase de Construcción de los Planes, Fase de Acción Transformadora y una Fase de Reflexión, Interpretación y Replanificación.

La información se procesó de dos maneras una, la recogida en las conversaciones y revisión de archivos del Núcleo de Atención Primaria con la médica la enfermera, en los archivos del consejo comunal, en los archivos de las Misiones y los del Municipio Mario Briceño Iragorry, esta información nos sirvió para la realización del Diagnostico comunitario. Los Grupos focales, la entrevista en profundidad. El procesamiento de la información fue a través de la categorización, triangulación estructuración y teorización. La valorización de esta información vino dada por el proceso de estructuración. La teorización nos permitió comprender que Hablar de la responsabilidad social de la universidad, pasa por la necesidad impostergable de aperturarse a los cambios, no solo en el ámbito académico, sino también, a los procesos que se dan en el entorno donde se desarrolla, como es la integración, la participación directa con las comunidades donde le corresponda actuar, en esa misma medida, se hace más pertinente, más visible y por tanto será reconocida por la comunidad por sus servicios y resultados concretos obtenidos en cualquier esfera de la vida económica, social, política, cultural y científica entre otros. El fortalecimiento de lo comunitario desde la responsabilidad de la universidad, pasa por plantearse el desarrollo local no desde la perspectiva individual, sino, desde lo colectivo promocionando acciones en conjunto, reflexiones de estas acciones y favoreciendo la participación interconectada universidad-comunidad donde el intercambio de saberes desde lo dialectico sea el piso de la sociedad en construcción. Todo el espacio de la comunidad es el campo de acción de los procesos de aprendizajes comunitario, ésta, convertida en una escuela de participación comunitaria alberga en su seno a todos sus participantes, asumiendo cada evento como una oportunidad para aprender, donde cada quien lo hace a su ritmo porque se va incorporando en la medida en que se hace consciente de la necesidad de participar de manera que habrá una concienciación colectiva y una individual que ambas entrelazadas con el armazón de los eventos o sucesos de la cotidianidad, la reflexión de estos eventos y la acción para su transformación van conformando lo que para estos efectos llamare el entramado ontológico de la comunidad, el cual tiene un carácter dialógico donde se crea y se recrea a través del dialogo. Como reflexión final tenemos que en el Sector Cuatro de Caña de Azúcar, existen fallas en la participación, dificultándose la organización para combatir la poca integración en la solución de sus problemas de basura, inseguridad, violencia, alumbrado, agua y otros, no pudiendo intervenir para la transformación de su contexto, aunque se visualiza, una franca disposición de algunos participantes para revertir esta situación, evidenciada ésta, en la asistencia mayoritaria y la discusión nutrida y fluida de las problemáticas en esta reunión.

La integración, aceptación y participación activa del Grupo Investigador, Comunidad, y las cuatro poligonales en las actividades a realizar para contribuir a la transformación de hábitos participativos expresados en el diagnostico, se dio de manera paulatina y suave, con la incorporación en las diferentes comisiones para redundar positivamente en el bienestar de la comunidad, no ha sido lo más esperado pero es importante resaltar que el número de participantes se mantiene; hay razones expresas para que esta participación no sea mayoritaria. La radicalización de las posturas políticas asumidas como un dogma están impidiendo el encuentro de los miembros de la comunidad para resolver sus propios problemas, así como la ausencia de una cultura participativa en función del bien común mas allá de los intereses individuales de cada quien.

En cuanto a la situación de violencia interna que se da dentro del consejo comunal la reflexión se dio en el marco de la importancia de la buena comunicación y el respeto para comenzar todo proyecto común, se discutió como los enemigos de lo que ellos llaman “el proceso” son sus mismas prácticas excluyentes y dogmaticas, haciendo que quien participe en una reunión no quiera participar en dos, porque es desagradable que se le invite a un sitio al que se le llama a participar y luego le agredan por tener ideas diferentes. Algunos de los participantes refirieron que desde hace tiempo ellos vienen diciendo que esta es la causa de la poca participación, pero otro sector de la reunión refiere que no importa cuántos sean, pero los que asisten deben ser chavistas.

 

REFERENCIAS
Bello, J. (2003) ¿Cómo enseñar ética aplicada a la empresa y al Desarrollo en las universidades? Foro 4. Seminario Internacional. Universidad Metropolitana. Caracas: Ediciones OPSU.
Borda, F. (2008) Paradigma y Utopía: un Balance Postmoderno. Edición actualizada, Fundación FICA y Centro Estratégico de Pensamiento Alternativo CEPA, Bogotá
Borda. F. "Democracia participativa y Constituyente". En: Revista Foro, No. 13, octubre de 1990, p. 23-28.
Cavero, L. (2.006). La Responsabilidad Social Universitaria: Transformaciones para el Perú y América Latina. Pontificia Universidad Católica del Perú. http://blog.pucp.edu.pe/index.php
Giacoman, C y Opazo, M. (2002). Expandiendo la Responsabilidad Social en el Sistema Universitario. Universidad Construye País. Chile [Página Web en línea]. Disponible: http://www.construyepais.cl/ [Consulta: 2007. Enero 21]