El Saber y Hacer Científico

 

La transformación cultural de una nación se hace por distintos caminos o modos, que siempre van a consistir en la reformulación de las redes de conversación que distinguen los espacios relacionales y operacionales de existencia del ser vivo humano de los sistemas sociales. Uno de estos modos fundamentales lo constituye el saber y hacer científico que existen también en modos de redes de conversaciones cerradas en el dominio del hacer de la ciencia y por lo tanto son elementos constitutivos de la cultura de un país, de una comunidad humana y de una institución, útiles para hacer la transformación cultural.

 

En este sentido, el saber y el hacer científico constituyen elementos fundamentales en el deseo de hacer la transformación cultural. Ahora bien, surgen las siguientes interrogantes ¿Cómo podemos distinguir el saber y el hacer científico? Y ¿Cómo pueden contribuir estas dos acciones humanas en la transformación cultural de una institución universitaria?. Ello es posible, sí distinguimos que el saber; ocurre en la experiencia humana de un observador en un dominio determinado como criterios de afirmación de dominio explicativos que constituyen el discurso que sí y solo si existen en el lenguajear; (lenguaje- emociones) como el conjunto de distinciones, teorías, axiomas., por otro lado el hacer científico, consiste en hacer reformulaciones de proposiciones explicativas de nuestras experiencias en un dominio particular de la ciencia; de modo que el saber y el hacer científico son validados en la experiencia de otro observador que acepta como válida en su experiencia de vida las reformulaciones explicativas otorgadas por el observador que las explica, que constituyen a su vez en los criterios de validación de las explicaciones científicas. Sí estamos en el deseo de aceptar estas distinciones; estas dos acciones humanas, pueden contribuir en la transformación cultural de una institución universitaria en el momento en que se traen al espacio relacional y operacional como redes de conversaciones cerradas que se desean conservar, considerando la ley sistémica de conservación-cambio donde se afirma que: Cuando en una comunidad humana empiezan a conservarse ciertas relaciones humanas se abre el espacio relacional y operacional para que todo cambie en torno a las relaciones humanas que deseamos conservar. Desde esta ley sistémica hacemos la invitación para conservar el saber y el hacer científico en nuestra institución universitaria para que se constituya la transformación cultural en el saber y el hacer científico eficiente y eficaz para el bien estar humano.

 

Dr. Giuseppe Schembari

                 Decano de Investigación y Extensión

"Escribe que algo queda"

Kotepa Delgado